Coito Interrumpido

Aunque el coito interrumpido no es una pastilla anticonceptiva, es un método de anticoncepción que ayuda a evitar embarazos no deseados. El coito interrumpido es la acción de retirar el pene dentro de la vagina de la forma más oportuna antes que sea expulsado el semen. Este método anticonceptivo es el más antiguo, ya que se conocen datos del mismo desde hace más de dos mil años y se dice que ha sido utilizado alrededor del mundo. Este método no es 100% seguro, ya que el hombre una vez excitado, expulsa un líquido que lubrica la uretra y puede contener espermatozoides.
Esta forma de método anticonceptivo conlleva a una baja eficacia para la prevención de enfermedades sexuales. Según los científicos, las parejas que utilizan el coito interrumpido, podría tener un riesgo de un 4% de llevar esto a un embarazo. En cambio las pastillas anticonceptivas presentan un 0.3% de riesgo, el DIU un 0,6% y el condón un 2%.
Una de las causas por la que el coito interrumpido no funcione, es debido al bajo control a la hora de liberar el semen dentro de la vagina. La lubricación que produce el pene antes de ser retirado es un riesgo como tal. Aunque lo estudios han concluido que es poco viable encontrar semen en los fluidos de Cowper, no se puede descartar la idea que el coito interrumpido no sea totalmente eficiente y seguro.
Este método es usado por parejas de bajo rango frente a los métodos anticonceptivos y por varios motivos, no aceptan usar otro tipo de método anticonceptivo. Los hombres que usan este método, lo hacen para evitar el uso de pastillas e inyecciones que puedan causar efectos colaterales como la ansiedad, irritación vaginal y cefalea a su pareja. El coito interrumpido es un método práctico que no requiere de dinero, de instrumentos, no tiene contraindicaciones, no requiere de consulta médica y no afecta a la relación sexual dependiendo las circunstancias.
De todos los métodos anticonceptivos, este el de menor eficiencia frente al DIU, pastillas y condones. Aunque este método es muy económico, puede llegar a ser el más costoso por lo que puede provocar un embarazo.
También este método no es eficiente por lo que no protege a la pareja de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, ya que el líquido pre-eyaculado puede contener virus patógenos y microorganismos que afecte a ambos. Quizás este método no sea el más adecuado para algunas personas muy activas sexualmente, por lo que puede crear sentimientos de insatisfacción y de mucha frustración.

Comments are closed.