Herpes Zoster

El Herpes Zoster es una enfermedad viral que se reactiva a través de un virus similar al de la varicela, que tiene un efecto negativo sobre los nervios periféricos y la piel, provocando pequeñas formas circulares y muy dolorosas. Esta enfermedad se conoce también como culebrilla, culebrina, culebrón o fuego de San Antonio.

Causas

Las causas del Herpes Zoster se deben a una posible reactivación del virus en el organismo, cuando el sistema inmune se debilita. Entre los factores que ayuda a que las defensas y el sistema inmune reduzcan su funcionalidad esta la edad, estrés, enfermedades severas, problemas medulares, inmunosupresión y corticoterapia.

Síntomas

Los síntomas del Herpes Zoster no son muy claros, pero los más determinantes son: cefaleas, sensibilidad a luz, fiebre, debilitamiento corporal, picazón en la piel, erupción cutánea, e hiperestesia. Luego, en una etapa difícil y determinante de la enfermedad, pueden aparecer otras afecciones y complicaciones como son infarto de miocardio, cólico renal, colecistitis y glaucoma, de acuerdo al área zona afectada.

Diagnóstico

El diagnóstico del Herpes Zoster es de fácil desarrollo cuando sus síntomas son visibles en un examen físico, por lo que el común denominador en la ubicación de las lesiones es característico. Además de esto, se pueden realizar algunas pruebas de laboratorio como la preparación de Tzanck que se usa para el diagnóstico del Herpes para descartar posibilidades de Herpes Zoster, si se trata de otro tipo de herpes. Otras pruebas de laboratorio para detectar el Herpes Zoster más específica son las que se hacen con los anticuerpos específicos del Herpes Zoster en la sangre. En laboratorios mas avanzados, se reúnen muestras de las ampollas y se efectúa un PCR para hacer una comparación con el ADN del virus de la Varicela Zoster.

Tratamiento

El tratamiento del Herpes Zoster es paliativo, consiste en un grupo de analgésicos que ayudan a apaciguar el dolor y algunos antivirales para controlar la infección. Esta enfermedad no se cura, por lo que e necesario tratar sus síntomas individualmente para garantizar una buena calidad de vida. El tratamiento es paliativo, basado en analgésicos para controlar el dolor y antivirales para manejar la infección.

Prevención

La forma de prevenir el Herpes Zoster se basa en evitar presentar ronchas o ampollas en la piel, si nunca se ha vacunado contra la varicela. Existe una posible disponibilidad de la vacuna del Herpes Zoster por lo que reciben dicha vacuna, no deben padecer la enfermedad. Las personas mayores de 65 años, deben estar vacunadas por el Herpes Zoster.

Comments are closed.