Uretritis No Gonocócica y su tratamiento o UNG

Las uretritis son causadas por distintos microrganismos de Nisseria Gonorrhoeae. Las patologías que más comúnmente se dan, tienen relación con la Chlamydia Trachomatis y los Micoplasmas genitales en el caso de la uretritis no gonocócica. Esta última, es una infección de la uretra causada por un agente distinto a la gonorrea.  Esta infección causa secreciones anormales a través de la uretra, distinto a la orina o  semen.

Transmisión

La UNG se transmite de una forma invasiva únicamente a través de relaciones sexuales ya sea entre órganos genitales o anales.

Síntomas

Los síntomas de la UNG son causados por un prurito durante la micción, asociadas con secreciones transparentes en  la uretra de forma intermitente y lenta. También otros síntomas están asociados con la frecuencia de orinar, sobretodo en la noche. Lesiones en la mucosa genital con molestias y dolor. Los ganglios linfáticos de la región inguinal se aumentan de tamaño.

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad, se hace tres pruebas, consiste en un examen físico, hacer una frotis en la uretra para Gram y detectar presencia de N. Gonorrhoeae que debe visualizarse con falta de diplococo GramNegativos y por ultimo un examen que detecte la C. Trachomatis y U. Urealyticum.

Tratamiento

El tratamiento de la UNG debe ser de inmediato una vez que se detecte sospecha y certeza de la enfermedad, ya que el 30% de los casos quedan inconclusos por la falta de claridad en la etiología del virus. Más sin embargo, la escala de los medicamentos recomendados por el especialista, esta compuesto de Azitromicina, Tetraciclina, Doxiciclina o también Metronidazol y Eritromicina. Durante el tratamiento se debe tener en cuenta algunas recomendaciones, las cuales deben hacerse textualmente, Por ejemplo, evitar tener relaciones sexuales en la primera semana de inicio del tratamiento, hacerse otro tipos de pruebas de ETS y hacerse el tratamiento junto con su pareja.

Prevención

La prevención tanto en la Uretritis No Gonocócica como en cualquier otro tipo de Enfermedad de Transmisión Sexual o ETS, es evitar tener relaciones sexuales con diferentes personas y más aún, si son desconocidas. El uso del condón ayuda a prevenir cualquier enfermedad de transmisión sexual.

La limpieza de los genitales después de tener relaciones sexuales es vital para evitar algún tipo de contagio. Hacerse chequeos y controles de manejo es importante para estar atento a cualquier riesgo de adquirir una infección sexual. En caso de presentar cualquier enfermedad de transmisión sexual, comunicarle de inmediato a su pareja o compañeros sexuales.

Comments are closed.