Mielomeningocele

La Espina Bífida es un defecto congénito del tubo neural, que se determina por la falta de fusión de uno o más  arcos vertebrales posteriores del feto durante el embarazo, dejando la médula espinal sin protección alguna, ocasionando daños irreversibles, es un caso en donde la médula espinal sobresale en la parte detrás del bebé.

Existen tres tipos de Espina Bífida que son la Espina Bífida Oculta en el que están abiertos uno o más huesos de la columna vertebral que no provoca problema a la médula espinal, Meningocele son las meninges que sobresalen en una parte de la columna vertebral y el Mielomeningocele es la prolongación de los nervios que se encuentra dentro del cordón espinal y salen a la columna vertebral sin protección, esto puede afectar algunos órganos fundamentales del organismo como la vejiga, intestinos y meninges.

Causas

La causa fundamental de la Espina Bífida es el déficit de acido fólico en la madre durante el  embarazo, aunque esta no sería la causa definitiva y absoluta, eso no quiere decir que la persona con Espina Bífida no necesariamente pueda tener un hijo con este mismo problema.

Otros factores que también pueden conllevar a este defecto es el tratamiento con fármacos a madres en gestación, que contengan ácido valproico, etetrinato, carbamazepina y otros tratamientos hormonales. También se puede dar en madres muy jóvenes o mayores de 35 años.

Otras versiones manifiesta que la Espina Bífida se da también en casos  de madres con antecedentes de abortos, los primogénitos y madres gestantes con baja nutrición.

Síntomas

Los signos y los síntomas de este defecto es que entre más alta sea la vertebra afectada, mas grave es el problema y las consecuencias. Estos problemas puede ocasionar Hidrocefalia, Malformación de Chiari, Siringomielia, problemas de vista y memoria, problemas motrices, problemas urinarios, Criptorquidia y  Alergia al látex.

Diagnóstico

El diagnóstico de este defecto se puede realizar meses previos del parto para verificar posibles problemas del feto. Las pruebas son una Ecografía prenatal, Amniocentesis y un análisis de sangre en donde se pueden analizar los niveles de Alfacetoproteína para evaluar el riesgo. La Alfa cetoproteína es una proteína que el feto produce y que podemos encontrarla en la madre. Si la  Alfacetoproteína esta muy alta, eso quiere decir que el feto tiene un problema en el tubo neural.

Tratamiento

No existe un tratamiento que cure la Espina Bífida, pero las complicaciones que lo conllevan, se pueden tratar a través de cirugía y procedimientos quirúrgicos. El tratamiento principal en este tipo de defecto, es tratar de curar las lesiones que deja la Espina Bífida. No se puede recuperar neurológica, pero se puede evitar otro tipo de problemas de la médula expuesta. En caso de Hidrocefalia, se puede corregir raídamente. También de puede prevenir infecciones para cuidar la médula y los nervios de posibles complicaciones. Luego de cirugías se puede tener ciertos cuidados y prevenciones que están proyectadas a disminuir deformidades y elevar las habilidades del niño.

Pronóstico

El pronóstico de la Espina Bífida es positivo, ya que un niño con este defecto, puede tener una vida normal, activa, inteligencia bajo los parámetros determinante y pueden andar con la ayuda de elementos ortopédicos. Ese pronóstico dependerá de las complicaciones y de la gravedad de las lesiones.

Prevención

Es bueno, que las mujeres que deseen planear tener hijos o que estén en embarazo, deben tener una dieta rica en acido fólico para disminuir los riesgos de este defecto.

 

Comments are closed.