Meningococcemia

El púrpura fulminante o meningococcemia

El Púrpura Fulminante o Meningococcemia es una enfermedad infecciosa muy grave, causada por algún meningococo que pueden estar en la nariz y garganta de las personas saludables, invadiendo la sangre, en el que se visualizan petequias dejando el tejido necrótico, en caso de recuperación, habrá posibles cicatrices.

Transmisión

La transmisión de la Púrpura Fulminante se da en casos aislados o en epidemias mayores que por lo general, es provocada por un solo grupo de meningococo.

La propagación de esta enfermedad se da a través de las vías respiratorias cuando la persona enferma tose, respira y habla. Dicha infección se da en temporada de invierno y primavera.

SINTOMAS

Los síntomas de la Meningococcemia son sangrados subcutáneos o petequias. Los pocos síntomas que hay de Meningococcemia son Ansiedad, alta temperatura corporal, neuralgia, molestias musculares, náuseas, petequias, áreas de sangrado visibles en la piel y shock.

Diagnóstico

Un diagnóstico de Meningococcemia debe ser oportuno e inmediato. Se debe hacer una prueba de aislamiento del virus Neisseria Meningitidis en sangre, líquido cefalorraquídeo para un LCR, líquido sinovial y tráquea por medio de un cultivo. Otro método de diagnóstico de la Meningococcemia es la de la Reacción en Cadena de la Polimerasa para una detección certera.

Las pruebas que se hacen con el líquido sinovial son técnicas de contra-inmuno-electroforesis, en donde se muestra los antígenos del germen para una presunción del diagnóstico.

También se debe hacer exámenes de sangre para analizar otras infecciones posibles asociadas como son el Hemocultivo, Conteo sanguíneo completo leucocitaria, análisis de coagulación, Tinción de Gram, biopsia y urocultivo.

Tratamiento

El tratamiento de la Menincoccemia esta basado en el tratamiento de la circulación, respiración, los riñones y el cerebro. Se usa medicamentos como antibióticos como la ampicilina, cefalosporinas o aminoglucósidos, entre otros.

También incluye los antibióticos por vía intravenosa, medicamentos para hipertensos,  y cuidados en heridas.

Prevención

La prevención consiste en el uso de la vacuna que al ser mezcladas, protege al organismo de los meningococos. Está la vacuna francesa de grupo A y C y la vacuna cubana que ayuda en la protección del meningococo pertenecientes al grupo A y C.

Comments are closed.