Amebiasis intestinal

La Disentería Amebiana o Amebiasis intestinal es una enfermedad provocada por un parásito en los intestinos, que a nivel de nutrición puede causar una infección de la Ameba Entamoeba histolytica, dicho protozoo es muy común  en climas tropicales.

Transmisión

La Entamoeba histiolytica se propaga por medio de la adquisición e ingestión de agua y alimentos contaminados con materia fecal, aún si las heces se usan como fertilizantes. Esta enfermedad se puede transmitir con el contacto directo tanto con la boca como analmente. Cuando se adquiere esta enfermedad por medio de alimentos contaminados, el parásito llega a los intestinos haciendo una especie de invasión, provocando una disentería, con riesgo a que se extendieran  a otras partes del cuerpo.

Síntomas

Los síntomas de la Amebiasis se pueden denotar en diferentes formas y en distintas etapas, en las cuales podemos analizar solo de veintes casos, dos, es decir el 2% de los enfermos pueden tener específicamente los síntomas de la Amebiasis. En sí, la Amebiasis cuando se presenta, tiene dos fases importantes:

La fase aguda y es muy grave, suele tener una duración de dos semanas hasta uno o mas meses. Se caracteriza por lo que el paciente presenta dolores abdominales muy severos y la deposición esta acompañada con sangre. La otra fase que es la fase crónica, suele durar más de 12 meses hasta años y cuando no es tratable, la persona llega a presentar cuadros de diarrea y estreñimiento que pueden ocasionar la muerte del paciente. En caso que el enfermo presente síntomas mucho más dolorosos y peligrosos, pueden haber otros riesgos como el de una amebiasis cutánea y provocar problemas en órganos como el hígado, los pulmones, el corazón y el cerebro. Los síntomas de una amebiasis, ya sean leves o graves son: dolores abdominales, diarreas, heces acompañadas en algunas veces de moco y sangre, gases, dolor anal durante la deposición, pérdida de peso, fiebre y vómitos.

Diagnóstico

Esta enfermedad cuando se presenta de forma asintomática, se puede detectar con el hallazgo de muestras de las heces para visualizar presencia de parásitos. A través de un método de frotis y con coloraciones, se pueden identificar parásitos en un examen microscópico. Es recomendable hacer varias muestras de heces, ya que no siempre son desechados. En casos que la amebiasis sea sintomática, la forma trofozoita se puede analizar y visualizar fácilmente en deposición frescas.

Tratamiento

El tratamiento de la Amebiasis debe ser eficiente en casos de infecciones que afecten necesariamente al intestino y al hígado de forma asintomática. Estos tratamientos se basan en el uso de medicamentos con acción amebicida en la pared del intestino, como el furoato de diloxanida, el iodoquinol y la paramomicina. Si se trata de una amebiasis con síntomas leves, se debe usar el metronidazol y un amebicida luminal. Cuando el tratamiento de amebiasis está asociado con problemas hepáticos, se usa el metronidazol.

Prevención

Prevenir estas enfermedades conlleva a tener algunas precauciones como: Tratar el agua con cloro o con sistemas de filtro. Tener una excelente higiene tanto personal como alimentaria, eso se traduce en el hecho que se debe lavar las manos antes de cada comida, lavar los alimentos, entre otros más, hervir el agua y si se está en países con amenazas de salubridad, evitar comer vegetales crudos. Usar el condón ayuda también a prevenir esta enfermedad.

Comments are closed.